¿Qué esperar de la cumbre de la OTAN en Madrid?

¿Qué esperar de la cumbre de la OTAN en Madrid?

Coincidiendo con el 40 aniversario de la adhesión de España a la Alianza Atlántica, el 29 y 30 de junio Madrid acogerá la cumbre de la OTAN. Se espera que los 30 miembros de la Alianza aprueben un nuevo "Concepto estratégico" y que traten, entre otros asuntos, la situación de la guerra en Ucrania y las peticiones de adhesión a la OTAN de Suecia y Finlandia.

Además de los aliados, se espera la llegada de delegaciones de entidades supranacionales, Suecia, Finlandia y alguna comitiva en representación de Ucrania.

Por primera vez, a la cumbre asistirán líderes de la región del Indopacífico, como Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur, todos ellos aliados de EE.UU. en su competición frente a Pekín.

Volodímir Zelenski participará en videoconferencia

Aunque la entrada de Ucrania en la alianza no es abordable en la actualidad, la cita permitrirá a Zelenski recabar más apoyo ante la invasión de Rusia.

El 29 de junio, "Ucrania contará con una sesión especial en las sesiones de trabajo de esta cumbre y el presidente Zelenski estará presente en la reunión por videoconferencia", explicaba José Manuel Albares, ministro de Exteriores de España. 

El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, había confirmado la semana pasada que el dirigente ucraniano fue invitado a intervenir en persona si la situación en Ucrania lo permitía. 

“Esperamos con gran interés y los líderes están muy comprometidos a apoyar a Ucrania, a expresar su solidaridad y a demostrar esa solidaridad no sólo con palabras sino también con hechos”, declaró Stoltenberg durante una rueda de prensa.

EEUU anunciará medidas para reforzar la seguridad europea

El presidente estadounidense, Joe Biden, también asistirá a la cumbre. Una funcionaria de alto rango de la Casa Blanca explicó en una llamada con periodistas que en esa cita se esperan, además, "nuevas grandes contribuciones" por parte de los aliados de la Alianza.

La fuente precisó que los socios anunciarán "nuevos compromisos" en su postura de fuerza para consolidar la alianza y destacó que Biden "ha sido muy claro" con que la OTAN debe defender "cada pulgada" de su propio territorio, en el contexto de la guerra en Ucrania.

"Como hemos visto en los últimos meses, EE.UU. ha sido muy rápido para sumar fuerzas adicionales a la OTAN y calmar a nuestros aliados, especialmente los del flanco este", dijo la funcionaria.

La fuente agregó que Washington quiere asegurarse de que la OTAN tiene los recursos suficientes para cumplir con sus compromisos y, en ese sentido, señaló que los aliados de EE.UU. han incrementado su gasto en defensa durante los últimos siete años.

¿Finlandia y Suecia?

De la cumbre de la OTAN se esperaba el "abrazo de bienvenida" a Finlandia y Suecia, dos países nórdicos aferrados durante décadas a la neutralidad militar hasta que la agresión rusa a Ucrania les lanzó a solicitar su adhesión, algo pendiente aún del sí de Turquía.

Si el desbloqueo turco a su incorporación tarda aún "un par de semanas" en producirse no sería "una tragedia", afirmaba estos días una fuente gubernamental alemana; "nunca dijimos que Madrid fuera la fecha límite para la ratificación a su ingreso", aseguró el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en su última visita de trabajo a Helsinki.

El propio presidente finlandés, Sauli Niinistö, expresaba ante Stoltenberg su "extrañeza". Según él, hasta hace unos meses siempre había percibido de Turquía una "actitud favorable" al ingreso de su país en la OTAN, hasta que de pronto surgió ese veto.

Los temores de Turquía son "legítimos", zanjó el noruego Stoltenberg, tanto en Helsinki como en una visita posterior a Estocolmo. Toda ampliación debe ser ratificada por todos los miembros de la Alianza; si Turquía la bloquea, esos dos países "asociados" -o "miembros sin carné de socio", en definición de la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock- quedarán a las puertas.