Muere Hans Magnus Enzensberger, uno de los grandes de la literatura alemana

Hans Magnus Enzensberger fue uno de los intelectuales más importantes de Alemania. Durante más de 60 años proporcionó al mundo literario internacional obras reflexivas, poéticas y muy sofisticadas. Junto con Günter Grass y Martin Walser, Enzensberger formó el trío más poderoso de la literatura alemana de posguerra.

Comenzó a escribir desde adolescente

Enzensberger nació en Kaufbeuren, Allgäu, el 11 de noviembre de 1929, como el mayor de cuatro hijos. Su padre era técnico de telecomunicaciones y su madre trabajaba como maestra de jardín de infancia.

Comenzó a escribir de pequeño. Disfrutaba más de sus ejercicios literarios que de los militares de las Juventudes Hitlerianas, de las que fue expulsado por su postura desafiante. "Tuve mucha suerte con mis padres, que no se unieron a la resistencia, pero tampoco a los nazis. Eso me dio una visión diferente de la llamada comunidad nazi desde el principio", recordaba Enzensberger.

En 1949, Hans Magnus Enzensberger comenzó sus estudios de literatura y se doctoró en filosofía en 1955. Durante ese periodo, también publicó sus primeros textos y se convirtió en miembro del "Grupo 47”. Durante 20 años, a partir de 1947, los participantes del legendario círculo de escritores se reunieron para renovar la literatura alemana tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Testimonio de los debates de aquella época es un intercambio de cartas entre Enzensberger y la poetisa Ingeborg Bachmann, publicado solo en 2018.

En América Latina, una referencia de la intelectualidad alemana

La Alemania de posguerra pronto se quedó pequeña para Enzensberger. Los viajes a Estados Unidos, México, Noruega e Italia le dieron la internacionalidad que seguiría siendo importante para él durante toda su vida.

En 1957 se publicó su primer libro de poemas "Verteidigung der Wölfe gegen die Lämmer", Defensa de los lobos contra los corderos. Más tarde, se convirtió en editor de la editorial Suhrkamp. En 1965 fundó la revista cultural Kursbuch, que se convirtió en la referencia intelectual del movimiento estudiantil que se tomó las calles en 1968. Enzensberger intervino en los debates políticos de la época. 

Al igual que muchos de los escritores políticamente comprometidos de los primeros años de la República Federal, el joven Enzensberger se propuso romper la pesadez de la literatura existencialista de posguerra con su poesía ligera e irónica.

La revista "TransAtlaktik"

Enzensberger fue galardonado con el Premio Georg Büchner en 1963, y le siguieron muchos otros reconocimientos.

Tras la publicación de su única novela, El breve verano de la anarquía: Vida y muerte de Buenaventura Durruti, Enzensberger se instaló en Múnich como escritor independiente en 1979. En 1980, se embarcó en otra aventura editorial con el escritor chileno Gastón Salvatore. Sin embargo, la ambiciosa revista literaria "TransAtlantik” solo sobrevivió dos años.

Junto con Franz Greno, Enzensberger fundó en 1985 la prestigiosa serie de libros "Die Andere Bibliothek", La otra biblioteca, en la editorial de izquierdas Eichborn, en la que publicó clásicos y tesoros olvidados, así como primeras ediciones de autores de otras culturas. Hoy estos volúmenes se encuentran entre los tesoros de la bibliofilia en las estanterías de los coleccionistas de libros.

El reportaje literario: una inspiración para futuros escritores

Con instinto editorial, introdujo por primera vez el reportaje literario en el mercado del libro alemán. El autor y periodista polaco Ryszard Kapuscinski fue uno de sus descubrimientos, y también tuvo una influencia decisiva en la carrera de escritores y poetas de renombre como Raoul Schrott, Irene Dische, Christoph Ransmayer y W.G. Sebald.

Tras una larga pausa en la producción, Enzensberger reapareció en 1991 con la colección de poesía "Zukunftsmusik”, Música del futuro. Como ensayista, siguió interviniendo en los debates, comentando la guerra de Irak, la investigación genética y los controvertidos tests de inteligencia.

Con Tumulto en 2014 publicó su primer texto con rasgos ligeramente autobiográficos: "Las confesiones no son mi punto fuerte. No tiendo a mostrar el paisaje de mi alma ante el público", dijo entonces al semanario alemán Spiegel.

Enzensberger ha publicado no solo con su nombre, sino también con seudónimos, el más conocido de los cuales fue Andreas Thalmayr, con el que publicó un entretenido manual para autores en ciernes "Schreiben für ewige Anfänger”, Escribir para eternos principiantes, en 2018, y Louisiana Story en 2019.

Dos de los seudónimos que se le asignaron eran incluso femeninos: Elisabeth Ambras y Linda Quilt. La primera también siguió activa en 2019, con la publicación de "Fremde Geheimnisse”, Extraños secretos.

Enzensberger fue padre de dos hijas, Tanaquil, nacida en 1957, de su primer matrimonio con la noruega Dagrun Kristensen, y Theresia, nacida en 1986, de su tercer matrimonio con la periodista Katharina Bonitz. En su segundo matrimonio, Enzensberger estuvo casado con la rusa Maria Makarowa a finales de los años sesenta. En su obra autobiográfica Tumulto, dijo sobre este episodio de su vida que se parecía a una "novela rusa".

(jov/er)